Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Diciembre - 2021
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30 31
Enero - 2022
L M X J V S D
0102
03 04 05 06 07 0809
10 11 12 13 14 1516
17 18 19 20 21 2223
24 25 26 27 28 2930
31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
12.00€ Det++
 
 
 Realidad versus Decepción

¿Y tú, cuánto cuestas? - So, what's your Price?

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2008-01-21
 
El ladino y ocurrente ex-locutor de la extinta estación capitalina Radioactivo 98.5 muestra ahora su faceta de director y escritor de "¿Y tú cuánto cuestas?" un documental con una temática muy interesante y actual, pero con un alcance chato y con una perspectiva más gringa que mexicana.
 

"¿Y tú, cuánto cuestas?" dirigida por Olallo Rubio con la distribución de Film House y presentada Mayo del 2007.
Interpretada por Olallo Rubio como entrevistador desde México y pertenece al género Documental , tiene una duración de 97,00 minutos.
Enlaces Relacionados: ¿Y tú cuánto cuéstas? & Film House
Valoración: 6.75 sobre 10
Videos:
Formato Video Localizado por MNPlay¿Y tú, cuánto cuestas? trailer

      Esta reseña me obliga a explicar a los hispanoparlantes que están fuera de México ¿Y tú, cuánto cuestas? - So, what's your Price?la historia del creador del documental ¿Y tú, cuánto cuestas?. Pues bien, corría el lejano año de 1995, y en el espacio radiofónico de la radio capitalina existía una estación llamada Radioactivo 98.5 con contenido netamente "juvenil", quien había heredado mucho del contenido de Rock 101 e incluso algunos de sus locutores venían de esta extinta estación. Radioactivo mantenía una distancia muy cercana con su auditorio y, debido a la inexistencia de otra emisora o canal alternativo a ella, afianzó con el paso de los años un séquito de fans (e incluso se podría afirmar que formó a toda una generación) que hicieron de ella un objeto de culto. Aunque el concepto de la estación era fresco para la época, a veces caían en el error de la irreverencia y la crítica sin sentido; asímismo, el desgaste de géneros como los entonces llamados "alternativo" como el grunge y el metal por mencionar algunos, fueron su sentencia de muerte. Olallo Rubio, el director de este documental, fue locutor y director general de la emisora durante algunos años; su estilo ladino, irreverente y sumamente irónico lo hizo famoso al grado que se postuló como diputado de la demarcación donde vivía.

En esta nueva faceta el célebre personaje nos ofrece una cinta de corte documental que plantea la pregunta del precio que tiene la vida del ser humano. Para ello recurre a entrevistar a dos ¿Y tú, cuánto cuestas? - So, what's your Price?grupos de personas paradójicamente tan cercanos como desconocidos: Uno más o menos homogéneo de la ciudad de Nueva York en Estados Unidos y otro mucho más diverso de la ciudad de México. Basándose en temas como el racismo, la discriminación y la migración, el imperialismo y la guerra de Irak, la economía mundial y el choque del Dólar y el Euro, el poder excesivo de las corporaciones o empresas multinacionales y los medios electrónicos de comunicación, Olallo construye un mapa que con ayuda de los entrevistados le permite acercarse a la cuantía monetaria de una persona. Las cifras que los propuestas rondan los miles de millones de dólares. En entrevistas a periódicos de circulación nacional, el director externó que la intención original era la de intercambiar las perspectivas que tienen los mexicanos con respecto de los estadounidenses y viceversa, lo cual nunca pude ver porque las opiniones vertían en el sentido de lo que los medios de comunicación difunden sobre ambos países y por ende, eran opiniones mediáticas y estériles.

Sin importar lo rico de la temática, el supuesto documental se embarra de la cultura mediática que trata de criticar: el abuso de ideas. Esto es irónico y muestra lo hipócrita que pueden ser las personas que tratan de criticar al sistema, pero que no se salen de él. Esto es cine al más puro estilo de Michael Moore es decir, criticar por criticar. Curiosamente, por propia voz del director, ¿Y tú, cuánto cuestas? es algo tan grande y excelso que permite a quien lo ve dos posibles escenarios: para aquellos que deseaban ver un documental crítico, profundo y sincero les dice que no enontrarán nada de ello y que se limiten a tratar de entender la perspectiva(cargada de buenas intenciones y propósitos innovadores) y, por otro lado, a quienes no esperan nada salvo entretenerse (creo que esto va para sus fanáticos acérrimos) les ofrece la posibilidad de mirar un poco más lejos de su nariz. Qué ingenioso ¿no lo creen? La trama y la repetición de los tópicos abruma y aburre pasada la media hora. El abuso de los comerciales (publicidad) con un sentido muy propio de Radioactivo hace notar la infantilidad mental en la que el ex locutor se encuentra. Está bien, sé que no puedo pedir algo de seriedad a un personaje como Olallo, pero al menos esperaba una cinta con algo de contenido y no esta insípida y vacía muestra de egocentrismo. Cine enfocado a la forma y a la comercialización. Mucho del diseño audiovisual es de alta calidad, pero como nuevamente las entrevistas caen en la redundancia, lo que debería ser lo más relevante se vuelve tautológico. La idea de indagar qué es lo que piensa el norteamericano medio sobre los mexicanos y viceversa queda en un plano secundario, porque las animaciones acaparan minuto a minuto el documental.

¿Y tú, cuánto cuestas? tiene algunas cosas buenas: es un documental sin pretensiones, ¿Y tú, cuánto cuestas? - So, what's your Price?de poco presupuesto y con una temática poco explorada por los cineastas mexicanos, pero por desgracia posee muchos contras, de entre los cuales destaca la carátula porque, siendo sinceros, a gente como Carlos Slim, los tecnócratas que gobiernan México y a los jóvenes que, como Olallo, crecieron con la cultura norteamericana (gringa, en su forma despectiva) les encantaría la idea de que seamos una estrella más en la bandera de ese país. Sinceramente allí perdió la perspectiva, porque en México (como en casi todo el mundo) el desencanto por la cultura anglosajona no se queda sólo en el discurso (o en películas, como en este caso) sino que se propaga y lleva a tomar acciones y están allí a la vista de todos.

Este es un documental de crítica ficticia, una forma mediática de reconocer problemas que tenemos más que conocidos, una forma visual de ofrecer una postura cómoda, es jugar con el bombardeo de los noticieros, la prensa y la radio. Juego dirigido al sector juvenil ocioso, con hambre de alguien a quien culpar por su situación económica o social, que desde la comodidad de su sillón y con una coca-cola en la mano desea cambiar el mundo. Es producción bien lograda con un contenido sumamente pobre pero muy redituable. Lo único por lo que puedo decir ¡bravo! es por la producción, por los efectos especiales, por las secuencias animadas; aplaudo la explotación comercial del miedo de los ignorantes para convertirla en tragedia televisiva. Fuera de ello, lo demás carece de razón. Sinceramente, esta cinta no merece mayor atención.

Metraje Comentado por: Viaje al Abismo  {MN}

Información Relativa al Artículo
Nacionalidades: México

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Películas } { Menú de Reseñas Cine }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }