Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Agosto - 2018
L M X J V S D
01 02 03 0405
06 07 08 09 10 1112
13 14 15 16 17 1819
20 21 22 23 24 2526
27 28 29 30 31
Septiembre - 2018
L M X J V S D
0102
03 04 05 06 07 0809
10 11 12 13 14 1516
17 18 19 20 21 2223
24 25 26 27 28 2930
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
15.00€ Det++
 
 
 El vino, la sangre de la tierra.

Allerseelen & Sangre Cavallum - "Barco do Vinho"

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2007-04-12
 
Recomendable trabajo compartido por dos de las formaciones más emblemáticas de la actualidad donde festejan y homenajean al vino, a toda su cultura, placeres y tradiciones.
 

"Barco do Vinho" es un trabajo de Allerseelen & Sangre Cavallum editado en Ahnstern & Steinklang Records (Ref: Ahnstern21) en Octubre de 2006.
Interpretado por Gerhard como compositor y vocalista & B. Ardo a la guitarras tradicionales, mandolinas, mandola, guitarra acústica de doce cuerdas, guitarra barroca, guitarra eléctrica, bajo, cítara alpina, melódica, gaita gallega, percusión, órganos, letras, barriles, etc. & Corinna Ardo al piano, piano de juguete, carrillón y armonio & Jorge Ricardo como bajista, guitarra eléctrica y sonidos & A. Rangel en la recitación, voz, arreglos de coros, barriles & Carlos Adolfo Ardo grito y campanas desde Austria & Portugal y navega entre los estilos Neofolk & Postindustrial y tiene una duración de 45,37 minutos.
Enlaces Relacionados: Allerseelen & Sangre Cavallum & Steinklang Records
Valoración: 9 sobre 10

      Los discos compartidos entre dos o más formaciones musicales suelen ofrecer siempre diversos resultados, no siempre totalmente satisfactorios. Sin embargo, en áreas concretas dentro de las músicas oscuras, se han editado históricamente recopilatorios o colaboraciones dedicadas a una determinada temática cultural o histórica que han logrado concebir muy buenos trabajos en perfecta armonía con el contenido en cuestión. Éste último es el caso del disco que nos ocupa.

Sin ningún género de dudas, el vino es un tema tan sugerente como enormemente rico en cuanto a su propio trasfondo cultural, como para que dos formaciones del talento y creatividad de Allerseelen y Sangre Cavallum pudieran conseguir una obra más que notable, como así ha sucedido con “Barco do Vinho”. No es la primera vez que tanto el austriaco como los portugueses dedican una parte de sus trabajos al vino. Recordemos el diseño del imprescindible “Barbara Carmina”, cuyas imágenes inspiraban, en parte, esa excelente colección de canciones, o las referencias de Gerhard a La Rioja, en su álbum “Abenteuerliches Herz”, concretamente en el cuarto tema del disco.

Allerseelen & Sangre Cavallum - "Barco do Vinho" Originalmente, la colaboración fue planeada para ser editada en formato single, pero parece ser que ésta tomó una mayor importancia en cuanto a la cantidad de temas compuestos y a la inspiración que transmitió a ambos grupos mientras se concebía. Así, en su lugar, se ha editado en compacto; eso sí, manteniendo un precio acorde con el formato originalmente pensado o el correspondiente al de un mini-CD, a pesar de que el resultado final ha sido el de un álbum completo.

Por un lado, tenemos la edición regular en CD; un digipak tríptico diseñado con exquisito gusto gracias a la fotografía seleccionada y al color utilizado, con el que se ha logrado bañar las imágenes y añadirles, más aún, si cabe, un toque añejo, complementando de forma perfecta el espíritu de todo el trabajo. Por otra parte, la edición limitada es una caja de madera de forma rectangular que contiene, además del disco en idéntico formato, una postal y una botella de vino. Esta tirada especial está limitada a sólo 100 copias.

Desde tiempos casi inmemoriales, el vino ha sido un elemento instigador de multitud de manifestaciones de todo tipo y ha inspirado de forma importante a una variedad de artistas considerable. La viticultura es un arte arraigado en muchos pueblos y ligado a costumbres y tradiciones ancestrales, con un fuerte componente atávico y espiritual. No hace falta comentar lo importante que es esta cultura en España y la excelente calidad de los caldos que se obtienen de las numerosas denominaciones de origen de todo el país. Y es que, no hay muchos placeres que igualen o superen una buena comida acompañada de un mejor vino. Conocer sus variedades y procedencias, así como tratar de captar los matices que ofrecen a los sentidos cada uno de ellos, es un placer más que recomendable. No hace falta ser un experto enólogo, ni un sumiller, para tratar de tener unos mínimos conocimientos que ayuden a disfrutar verdaderamente de una bebida incomparable y de un buen maridaje.

Todo estos matices y su eterno espíritu, que los dos grupos bautizan como “La sangre de la tierra”, impregnan cada nota y sirven como impulsor para saborear cada uno de los ocho cortes del disco. En primer lugar, uno se sitúa rápidamente en terreno apropiado observando la fotografía que acompaña el digipak, como primera sensación visual, mientras suenan las notas que inician el viaje en este barco que transporta con parsimonia el preciado líquido. Cada grupo aporta cuatro temas propios, eso sí, ofreciendo colaboraciones puntuales que intercambian entre ellos.

Allerseelen nos ofrece, por su parte, unas composiciones que en conjunto están al mejor nivel de lo que Gerhard ha realizado últimamente y en consonancia con su eterno vigor y su constante trasmutación según el tema central que aborde en cada uno de sus trabajos. Si hay algún disco que reciba de forma atinada su denominación de “Industrial Folcklore”, en ese maridaje perfecto entre tradición y vanguardia, es precisamente éste, donde, además, Gerhard logra combinar distintos elementos que, a la vez que dispares aparentemente, consiguen dar cuerpo a cada canción. “Ó Coração Meu” tiene su base en la rítmica repetitiva y cadenciosa. Esa repetición constante logra un efecto muy apropiado para comenzar el disco; más aún, el efecto de la voz de A. Rangel, de Sangre Cavallum, acrecienta el sabor vetusto con una recitación casi teatral. Sin duda, la tonalidad de la voz consigue rematar el efecto hechizante de todo el conjunto, con pinceladas de violines, teclados que se asemejan a trompetas y el constante acompañamiento del sonido similar a un acordeón. La magia o el hechizo de la sangre, “Zauberblut”, es la siguiente. Este nuevo corte es otra evocación al encanto del vino que embriaga con la escucha de la repetitiva rítmica y con todos esos variados elementos sonoros que se añaden a lo largo del tema: violines ágiles y cautivadores, fugaces melodías clásicas o breves sonidos de órgano que acompañan la habitual recitación de Gerhard en otroAllerseelen & Sangre Cavallum - "Barco do Vinho" tema muy bueno. “Zu Später Stunde” sorprende por su electrónica bailable que se contagia rápidamente de los elementos que la rodean, principalmente, esa especie de sonido de acordeón y una trompeta con aires swing-jazz. Esta es una pieza que combina esos elementos modernistas con otros que le aportan un color más añejo, casi tradicionalista, tiñendo su entorno de tonalidades rojizas y ocres. “In Vino Veritas”, aforismo atribuido a Plinio El Viejo, es, sin lugar a dudas, un cierre muy apropiado a esta primera parte del disco. Algo así como “La verdad está en el vino” es la frase que enmarca un tema industrial pegadizo que continúa conservando el espíritu de sus predecesores, aunque de manera más simple y desinhibida.

Sangre Cavallum brinda un estilo muy diferente al de Allerseelen aunque aquí confluya su espíritu con el del proyecto austriaco de forma muy clara. Después del imprescindible “Pátria Granítica”, uno de los mejores discos de neofolk en muchísimo tiempo, tenía muchas ganas de escuchar nuevas canciones, y estas cuatro siguen a un nivel muy alto. Gerhard devuelve la colaboración y lleva el mando vocal en la primera de este segundo cuarteto. “Wein, Blut der Erde” se desenvuelve entre variadas sensaciones proporcionadas por cada instrumento y que confluyen en el recitado del responsable de Allerseelen. “El vino, sangre de la tierra” es toda una bella declaración y un homenaje que alcanzan de lleno el corazón y el espíritu de la edición, centrado en la unión entre el placer de beber el preciado líquido y la tradición e historia que le respalda. Sangre Cavallum combina con maestría el sonido tradicional con tintes de rock progresivo en el manejo de guitarras y bajos que, sin crear contraste con el conjunto, se funden en él con destreza, llegando a una especie de cúspide de sensaciones hacia el final con el empleo de una mezcla de hasta cuatro tipos de mandolinas, de varias procedencias, y de una mandola. Simplemente, sublime. “Cântaros D’euforia” es una excelente pieza donde la actuación de los instrumentos de cuerda y viento, junto al fondo eléctrico, logran un acabado inmejorable. A. Rangel vuelve a conceder ese regusto a añejo que tanta personalidad proporciona cuando actúa, velando una especie de sabiduría relatora. Las voces de A. Rangel y B. Ardo, al final, terminan de conceder el sabor y cuerpo perfecto a una magnífica canción, donde la habitual variedad instrumental y su hábil manejo son, una vez más, un elemento primordial.

Podríamos considerar a “Rabello” como el tema central de los cuatro cortes aportados por Sangre Cavallum. Rabello es el nombre que toman los barcos que transportan los toneles de vino por el río Duero desde sus zonas de producción hasta su destino final. Detrás de esta bella postal, claramente reflejada en la portada del compacto, se hallan infinidad de historias, alegrías y penurias que muchos hombres a lo largo del tiempo han disfrutado y padecido para realizar la noble tarea. De esa forma, el tema es una larga composición, precisamente relatando lo que sería uno de esos extensos viajes por el río, con el crujir de maderas, barriles y el sonido del agua durante el lento navegar. Algunos de estos sonidos fueron grabados por ambas formaciones en la propia Callaecia utilizando un viejo tonel, grabando los propios ruidos del vino, del tonel sobre la tierra y otros similares. A esos sonidos de ambiente se les unen voces sin nombre, sin palabras, como cánticos profundos y anónimos que acompañan notas acústicas y de piano. Parece escucharse el aliento de los hombres que dirigen con su esfuerzo la emotiva embarcación; así, después de siete minutos, el tema cambia claramente de aspecto, no sin antes haberse ido intensificando con el añadido de guitarras eléctricas y el acentuado de los coros que iban marcando el ritmo del avance. El viaje se detiene, como llegando a su destino final, y se convierte en algo más festivo, folclórico, transformándose en casi tres minutos plenos de belleza con el incalculable valor de, sobre tAllerseelen & Sangre Cavallum - "Barco do Vinho"odo, gaitas y voces, éstas últimas, ahora sí, cantadas.

El disco termina con el vals del vino, “Weinwalzer”, que se desmarca de parte de lo anteriormente escuchado como si de una jovial celebración se tratara. Sangre Cavallum dedica el tema a Gerhard, que participa en la parte vocal, para producir un interesante contraste, sobre todo, con el corte precedente.

Lo que termina de dar una nota sobresaliente a esta publicación es sin duda su edición especial limitada a cien copias. La botella contiene un vino etiquetado para la ocasión con esa entrañable imagen de un hombre con su canasta a cuestas transportando el fruto de la cosecha y tocando el acordeón. Se trata de un vino de la región del Véneto, nordeste de Italia y fronteriza con Austria. Desde allí se desplazaron Gerhard y el máximo responsable de Steinklang para elegir personalmente el vino. Puedo dar buena fe de que es un vino excelente, muy diferente a lo que uno tiene la ocasión de saborear en nuestro país. Sin duda, hay que dar la enhorabuena por la acertada elección. Eso sí, viendo la estética y temática del compacto, yo creía que iba a ser elegido un vino portugués, con ese particular sabor que proporcionan los vinos del Duero por su especial elaboración, sus condiciones climáticas y de sus suelos que marcan tanto el paisaje como las costumbres de la zona, elementos que han quedado bien relatados en las canciones. No obstante, se ha logrado una perfecta simbiosis entre el espíritu que dan las notas musicales desde Callaecia y Austria y el sabor italiano del vino.

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Trabajo Comentado por: Paco González  {MN}
Fotografía por (C) Katia Balchik     (C) Sangre Cavallum  

Información Relativa al Artículo
Intérpretes: Allerseelen & Sangre Cavallum
Sellos: Ahnstern & Steinklang Records
Estilos: Neofolk & Postindustrial
Nacionalidades: Austria & Portugal

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú CDs } { Menú de Reseñas Musica }

Valoración de los lectores
Usuarios Registrados
Lectores No Registrados

{ Envianos tu Opinión }