Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Diciembre - 2017
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 3031
Enero - 2018
L M X J V S D
01 02 03 04 05 0607
08 09 10 11 12 1314
15 16 17 18 19 2021
22 23 24 25 26 2728
29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
20.00€ Det++
 
 
 Rescate del olvido del primer ensayo del novelista argentino Roberto Arlt.

Las ciencias ocultas en Buenos Aires, la exposición de desengaño

 
MN Simple
MN Avanzado

Página
1/3
Publicado
2015-07-20
 
Al margen de la obra literaria de Arlt, considerado el iniciador de la “novela actual” argentina y que ha dejado huella en narradores como Cortázar y Onetti, este ensayo tiene un enorme interés para quien se interesa por el esoterismo por lo de certeramente desvelador que encierran sus páginas.
 

Sería aconsejable —cuando no, higiénicamente imprescindiblemente— que cualquier persona que se sienta atraída por ese puñado de saberes —tan sugestivos como que se quiera, y lo son mucho— conocidos como el esoterismo o el ocultismo leyera "Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires", de Roberto Arlt, en la edición de Drácena, donde viene acompañado por un extenso aparato crítico de ciento cincuenta y tantas notas, en las que se despeja al lector cualquier duda sobre un personaje histórico, mítico o concepto que le asalte durante su lectura, antes de dejarse llevar por esta sugestiva inclinación e iniciarse en sus procelosas —cuando no, enrevesadas— lecturas.

Las ciencias ocultas en Buenos Aires, la exposición de desengañoAfirmamos esto porque desde que Helena (o Elena) Blavatsky publicara sus divulgados y asombrosamente acogidos par de tomazos de "La doctrina secreta", en 1888, y dotase de un corpus doctrinal a su Sociedad Teosófica Internacional —que todavía existe— con los pretendidos conocimientos y sus manifestaciones legendarias y fenoménicas que allí se recogen y que luego se han propagado doquier, bien a través de la lectura directa de esta obra o bien porque han sido el patrón y hasta el manantial de erudición —con las imprescindibles cautelas necesarias— de muchas otras obras de autores más recientes y conocidos en la actualidad, muy pocos —al menos en la literatura en castellano— han pretendido advertir al lector del laberinto de confusión y embuste ante el que se encontraba; Arlt es uno de esos pocos, y lo hizo —si se quiere con más enojo que templanza, pero con un perspicacia inaudita para su edad: diecinueve años— en "Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires".

Esto, ya de por sí, constituiría aliciente suficiente para aconsejar la lectura de este breve ensayo; pues tras ella, cualquier persona iría suficientemente avisada sobre el enredo de mitos, dioses tutelares y manifestaciones taumatúrgicas en el que se va a ver envuelto apenas traspase las puertas del esoterismo en sus múltiples modalidades actuales; por supuesto, menos ceremoniosas y opacas que en la época de Blavatsky y sus primeros acólitos, como Olcott y Bessant; más, por así decirlo cotidianas y gentiles, pero no por ello menos confundidoras. Al contrario, su desparpajo y su proximidad actuales las convierte todavía en más atractivas y a sus “conocimientos” los dota como una pátina de mayor realidad, sin que por a ello hayan perdido el fondo de oscurantismo y de superchería del que emergen.

Tanto más cuanto el caso de Arlt encierra en sí mismo el ejemplo de un incauto sugestionado por estos saberes hasta que se desengañó y escribió este ensayo depurativo. Pues sus páginas no nacieron como un encargo periodístico, sino como fruto de ese inmenso chasco; un chasco que superaría este ensayo y que tendría ecos explícitos en algunos de sus personajes novelescos más truculentos.

Pero vayamos a los hechos; un par de años antes de la publicación de Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires por la revista "Tribuna libre", en 1920, Roberto Arlt, arrojado por enésima vez de su casa por su padre, trabajaba, medio acogido, en un chiscón de libros viejos de la calle Rivadavia. Allí entraba a menudo un tipo estragado y oscuro, intrigante por su sugestiva y frágil voz, que parecía, por sus argumentos y sus intrigadoras preguntas —no digamos ya por los escogidísimos y raros títulos que adquiría—, situarse sobre la vulgar existencia. En fin, un ser que parecía vagar por un mundo tan portentoso como áulico; tipo pues, subyugante, más todavía para un jovencito, como lo era Arlt, de enfebrecida imaginación por los folletones decimonónicos de Ponson du Terrail y de Alejandro Sue, desvelado por su devoción a la poesía simbolista francesa y con la mirada embotada por el melancólico modernismo que, bien es cierto, ya comenzaba a declinar en Europa. Nos situamos en una época cuando las sociedades teosóficas, las tenidas ocultistas y las publicaciones sobre estos asuntos —donde entraban y salían mitos a granel y se buscaban los cinco pies al gato de cualquier asunto y con cualquier pretexto— hacían auténtico furor entre la burguesía y aun entre los intelectuales más caracterizados.




   Página siguiente (2/3) Página siguiente

Reportaje Escrito por: Gastón Segura  

Información Relativa al Artículo

Enlace Relacionado: Editorial Drácena

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Opiniones } { Menú de Reportajes }