Menu de artículos Mentenebre


Inicio
Reseñas Música
Reseñas Cine
Reseñas Literatura
Cronicas
Entrevistas
Reportajes
Calendario
Noticias
Fichas
 Estados Unidos 
Diciembre - 2017
L M X J V S D
01 0203
04 05 06 07 08 0910
11 12 13 14 15 1617
18 19 20 21 22 2324
25 26 27 28 29 3031
Enero - 2018
L M X J V S D
01 02 03 04 05 0607
08 09 10 11 12 1314
15 16 17 18 19 2021
22 23 24 25 26 2728
29 30 31
Envia nuevos Eventos

Tienda MN
12.00€ Det++
 
 
 El regreso al paraiso

Wave Gotik Treffen 2014

 
MN Simple
MN Avanzado

 
Publicado
2014-08-31
 
Mentenebre vuelve a Leipzig para disfrutar de los 4 días mas góticos de todo el año. El gran Festival Wave Gotik Treffen volvió a abrirnos sus puertas y aquí te contamos todo.
 

Tras un año de retiro forzado, los dos autores de esta crónica, Julio y Roberto, volvimos a fijar nuestra meta en la mayor reunión musical y cultural Gótica de toda Europa y probablemente de todo el mundo. La cita, como cada año, en Leipzig. El evento, Wave Gotik Treffen.

Como he empezado comentando, el año anterior fue un año extraño que nos impidió poder estar en nuestra cita anual en Alemania. Sin embargo, 2014 se postuló con mejores expectativas y eso sí, como siempre, a última hora nos vimos buscando hotel, reservando vuelos, etc., para asistir al ansiado evento. Las ganas eran inmensas, pues lo vivido los dos años anteriores, no podía dejar indiferente a nadie. Comentar que este año la estancia hotelera estuvo casi al 100%, por lo cual encontrar hotel fue una tarea casi imposible. Al menos lo que todos buscamos: bien situado y barato. Leipzig para mí es una gran ciudad donde siempre hay algo que te sorprende. En esta ocasión, descubrimos al llegar, que aparte del Festival, coincidió en fechas alguna otra fiesta local o similar. Lo cual hizo que todas las calles estuvieran siempre a rebosar. Es por todo ello por lo que imagino que en esta ocasión nuestro hotel estuviera bastante retirado del corazón de la ciudad. Aun así recordemos que el tranvía es allí el medio de transporte más común, y que con el pase del festival se tiene acceso gratuito durante todo el día. Con todo esto, el viernes salimos muy temprano desde el aeropuerto de Barajas.

El festival oficialmente comienza el viernes, aunque es bien sabido que ya durante toda esa semana Leipzig comienza a recibir visitantes y comienza poco a poco la actividad. Nosotros siempre salimos el viernes por la mañana y realmente entre el viaje en avión, las escalas, el tren que hay que coger desde el aeropuerto hasta la ciudad, la búsqueda de hotel, la retirada de la pulsera del festival, etc., se puede decir que te plantas fácilmente en las 2 o 3 de la tarde. Cierto es que por las mañanas no sueles perderte nada realmente bueno. Hay muchos eventos, algunos conciertos en sitios pequeños, pero creo que nada a primera vista indispensable. Por ello que es una buena hora de estar ya asentado, comer algo, y empezar con la procesión de conciertos.

Para mí esta edición comenzó un poco extraña, pues por diversos motivos me planté en Leipzig sin planificación alguna de qué era lo que iba a ver. Por un lado realmente estuve escaso de tiempo, y por otro, me apetecía improvisar. Aunque mis estilos de música son algo distintos a los de Julio, también me propuse este año tratar de pasar más tiempo juntos acompañándole a mas conciertos. Por ello es que para mí fue el año de la improvisación. El cartel se me presentaba algo raro. Con algunas cosas interesantes, pero también es cierto que nada que me volviera especialmente loco. No importa. Tan sólo el mero hecho de estar allí, pasear por la calle, por el Agra, por la Villa Pagana, ya merece la pena todo el viaje. Por todo esto, no fue hasta las 17.30 más o menos que Julio y yo nos despedimos para ir cada uno a un sitio diferente.

Yo no tenía nada interesante que ver en ese momento, y dado que estábamos en el Agra, decidí ir a mi lugar preferido en todo Leipzig, Heidnisches Dorf. Un lugar perfecto para relajarte entre arbolitos, escuchar música y ver tiendas medievales. Mi primera sorpresa al llegar fue el enorme aforo de gente que había… otros años había sido un sitio más tranquilo, de hecho en la zona de escenario, era fácil disfrutar de los conciertos tirado directamente en el suelo. Pero aquel día estaba a rebosar, y tampoco tenía pinta de ser precisamente por los grupos que tocaban. Cuando me aproximé al escenario había un grupo tocando. Ni sé quien era ni nunca lo averigüé, pues fue llegar y terminar el concierto. Me senté como pude en una roca y esperé a que comenzase la siguiente banda, que igualmente me era desconocida. Estaba allí simplemente para descansar y relajarme. Parece una tontería pero entre el madrugón, los nervios del viaje en general, y el palizón a andar, en aquel momento estaba como en éxtasis. El tiempo pasa volando, y nada aburrido. Te tomas algo. Observas a la gente. Vas viendo como el siguiente grupo monta el escenario. Te cambias de roca… A las 18.30 como un clavo comienza el siguiente grupo. En aquel entonces, como digo, no tenía ni idea de quienes eran aunque tiempo después lo averigüé por casualidad. En el escenario tan sólo una chica y una guitarra acústica. La chica una morena no precisamente muy joven pero bastante bien cuidada. Vestida de blanco y con una hoja o similar en la cabeza. Todo muy fairy world. La música suena muy minimalista, pero interesante. Poco a poco me va entrando y gustando. Los melódicos comienzan a recordarme a proyectos como Corde Oblique. La verdad es que sigo extrañado por la afluencia de gente en aquel lugar y a esa hora. Bueno, un concierto normalito que ha servido principalmente para recuperar fuerzas.Wave Gotik Treffen 2014

Al contrario que Roberto, yo tenía las cosas bastante claras. De dos a tres conciertos irrenunciables por día más alguna alternativa para las horas muertas. El primero de ellos eran los legendarios Christian Death. Una banda de culto como ésta, con la historia que lleva a sus espaldas, me la esperaba para la noche del sábado o del domingo, como cabeza de cartel. Curiosamente tocaban a primera hora del viernes, en el Agra, eso sí, pero a una hora a la que, como bien ha dicho Roberto, mucha gente aún estaba llegando a la ciudad. Afortunadamente, yo había fijado mi objetivo y una hora antes ya estaba frente al escenario, en primera fila, por supuesto, para ver a Valor y Maitri. Tras muchos años sin disfrutar de uno de sus directos, esta vez se presentaban en Leipzig como parte de su gira de aniversario de esa joya de los ‘80 llamada "Catastrophe Ballet", disco de referencia de la banda que cumplía 30 años. Respetando el orden de la obra tal y como fue publicada, la banda empezó a desgranar cada tema con Valor a la guitarra y Maitri al bajo, turnándose a la voz. 'The Drowning', 'Electra Descending', 'This Glass House'…, cada tema que sonaba me llevaba a una época en la que Christian Death, y este disco en particular eran habitantes perennes de mi walkman.

Con el lado emocional completamente solventado, hay que decir que la parte técnica era algo más floja, se notaba que las canciones las tenían menos ensayadas que las que llenan los conciertos de sus últimas giras. Se pudo ver claramente cuando, acabado el repertorio de "Catastrophe Ballet", aún tocaron unos cuantos temas más de sus últimos discos, con una ejecución mucho más eficiente. También en este tramo, se remontaron en el tiempo para interpretar unos de sus himnos más celebrados: 'This Is Heresy'. Tras un comienzo espectacular de festival, ahora tocaba hacer compañía a Roberto viendo a The Eternal Afflict.

Así llego la siguiente cita, con mis queridos The Eternal Afflict. Es una banda para mí mítica, a que la he seguido puntualmente al igual que a su otro proyecto Cyan, y la verdad es que siempre me han gustado bastante. Por ello, las expectativas eran altas, sobre todo porque era mi primer concierto en el Agra. Para los que no lo sepan, el Agra es la sala o recinto más grande donde puedes ver un concierto en el Wave Gotik Treffen. Además, el sonido suele ser realmente potente y bueno. Es un sitio muy amplio y la verdad que bien ventilado lo cual es importante. Es el lugar para mí donde más puedes llegar a involucrarte y vivir un concierto pues la sensación de dar un vistazo a tu alrededor, ver el escenario al fondo, y sentirte tan rodeado de gente, es impresionante. De hecho, lo más normal es que los grupos más potentes e importantes toquen en el Agra, así que por algo será. Bueno pues con todo esto como precedente, la verdad es que esperaba un concierto brutal de The Eternal Afflict… pero la verdad es que no fue así para nada. No sé si fue producto del cansancio, o qué ocurrió pero es el peor de los conciertos que he podido vivir en el Agra. Empezó muy muy flojo, el sonido no llegaba a ser tan potente y limpio como en otros conciertos, y la puesta en escena también era algo sosa. Cierto es que a medida que avanzaba iba ganando un poco de interés, y que la gente iba involucrándose más poco a poco… pero en líneas generales resulto ser un poco decepcionante. Ni si quiera sus grandes éxitos, como 'San Diego', sonaron como esperaba. Estábamos deseando que acabase.

Tras este concierto que me dejó un poco frío, de vuelta al centro de la ciudad para asistir a mi último concierto. Miedo me estaba dando, por las horas que eran, el cansancio que tenía y lo acogedor del recinto al cual me dirigía: Schauspielhaus. Es junto a la Ópera, uno de los únicos sitios donde según recuerdo puedes ver los conciertos confortablemente sentado en una butaca…. No sé por qué casi todos los años suelo terminar el viernes en este lugar, y siempre me toca luchar para no dormir… La banda a la que iba a ver era totalmente desconocida para mí. Había escuchado previamente algo en internet pero muy poco, y no sabía qué era lo que podía encontrarme. Lo que más me llamaba la atención era sin duda su nombre: The Revolutionary Army of the Infant Jesus (TRAOTIJ desde ahora). Y tal como el nombre era extraño, el concierto en sí fue de lo más raro que creo he podido vivir nunca, e igualmente, interesante. La banda apareció en el escenario, se colocaron en sus posiciones y con la luz muy tenue comenzaron a tocar a la vez que tras sus espaldas se proyectaba una especie de película entre antigua y extraña. TRAOTIJ es extraña en todo. Desde el aspecto de sus componentes, que mas parecerían una banda pop que otra cosa, hasta la composición de su música y sobre todo pasando por su puesta en escena. Yo no sé si era el sueño, o qué fue, pero escuchar su música, una especie de mezcla de sonidos ambientales, con mucha carga acústica, con la espectacular voz de la cantante, con las mezclas percusivas que iban adornando los pasajes, me hizo como entrar en una especie de éxtasis. Como digo había mucha carga acústica de guitarra y bajo. Y ese bajo, con esos acordes que entraban bien fuerte y bien hipnotizadores. Pero lo que más me alucinó era el comportamiento de los músicos en el escenario. Quizá parezca una tontería, pero era como si los músicos estuvieran en el escenario ajenos a todo lo que ocurría a su alrededor, o sea como si no estuvieran en un escenario y como si no hubiera nadie viéndoles. Cuando terminaban de tocar su instrumento, se giraban y daban la espalda al público para ponerse a ver la película. Primero uno, luego otro… a veces varios a la vez. Se quedaba ahí de espaldas viendo la proyección de esa película tan extraña. Me pareció una puesta en escena muy psicodélica e interesante. Lo pasé genial, tanto que el sueño no pudo ante mi curiosidad de ver y escuchar más.

Mientras Roberto disfrutaba de TRAOTIJ, yo me encontraba en Altes Landratsamt para ver a Alcest. Aunque no es uno de mis grupos favoritos, ya había podido verlos en Madrid un par de años antes, y el directo me pareció muy bueno, así que no tenía dudas de que en Leipzig tenía que volver a verlos. Con un disco recién publicado, el gran "Shelter", la banda de Neige se presentaba ante un público que abarrotaba la sala, dispuestos a demostrar que los pasajes melancólicos y densos se pueden combinar perfectamente con los trallazos guitarreros en forma de post-metal. Comenzando de la misma manera que su último álbum, los franceses daban un concierto de diez pasando de los más melódicos acordes a los más extremos riffs de guitarra. Pasión y rabia sobre el escenario para lo que fue sin duda el mejor concierto del viernes y uno de los mejores del festival. Oiré más o menos sus discos, pero lo que tengo claro es que siempre que pueda verlos en directo, los veré.

Tras la subida de adrenalina, tocaba volver al Agra con Roberto para ver a White Lies. Pese al sueño que a esas horas teníamos tras una jornada muy larga, no quería faltar al concierto de los británicos. Si bien el estilo de los mismos, más cercano al indie rock (con algún toque oscuro, eso sí) que al gótico, podía indicar que no iba a haber mucha gente, la verdad es que el Agra estaba hasta arriba, y puedo asegurar que la gente no salió decepcionada. El cuarteto de Londres salió al escenario dispuesto a ganarse al público a través de los temas contenidos en sus tres discos. El sueño se iba despejando ante los temas que iban sonando haciendo que el viaje al Agra hubiera merecido totalmente la pena. Muy buen concierto y muy buena reacción del público, que supo apreciar la música de los ingleses y disfrutó de una grandísima actuación.

Desde hace dos años decidimos que lo mejor era aprovechar al máximo el día y la noche, y luego dormir por la mañana. Por ello es que casi siempre nos levantábamos a las 12 o 1, lo suficiente para ducharnos, arreglarnos y salir ya prácticamente a comer algo. Por la mañanas como decía puede haber algún concierto, pero es bastante raro. Por lo que la gente aprovecha mas para pasear, hacer compras y también asistir a muchos de los eventos programados, por ejemplo firmas de discos, o paseos por el cementerio de Leipzig, etc. Aun no lo he mencionado, pero en Alemania siempre se están quejando del frio que hace. La verdad es que nosotros no nos podemos quejar del tiempo para nada pues siempre nos ha hecho perfecto. Tan sólo el primer año, el último día nos cayeron una gotitas de lluvia… Sin embargo, este año fue terriblemente brutal. El calor que pasamos, no lo he vivido jamás en ningún sitio. Era un calor asfixiante que parecía más propio de finales de Julio en Sevilla que otra cosa… Leipzig debe tener un micro-clima para esta época del año porque no fue normal.

Anécdotas aparte, el sábado lo planeé de una manera un poco más cerval que otros años. Decidí quedarme prácticamente toda la tarde en un mismo sitio, en lugar de estar de un lado para otro que agota mucho y te hace perder mucho tiempo. Todos los sábados, en alguna sala, suele haber una sesión de música folk y similar. Este año esta serie de conciertos se realizaron en una sala nueva que yo al menos no conocía: Altes Landratsamt. Allí fui de cabeza. Creo que excepto algún concierto en concreto que pueda llamarme la atención, normalmente ésta suele ser la mejor de las tardes que suelo pasar en el WGT. Me gusta estar en la sala escuchando las bandas, el momento de salir fuera a esperar la siguiente banda, observar a la gente, ver el tránsito de gente uniformada, etc. Es un ritual que cada año repito y cuya sensación cada año me gusta más. Con todo esto, mi primer concierto fue Albireon, banda tipo dark folk desde Italia. La sala no estaba muy llena aún. Se podía estar tranquilo, incluso comencé de pie y luego me alejé un poco para estar sentado mientras tomaba una cerveza. Sonido interesante de comienzo aunque luego un poco repetitivo. Como parte interesante comentar que en un momento me pareció que salió el cantante de Sonne Hagal para cantar un par de canciones con el cantante principal. Tras este concierto, la sala comenzó a llenarse, y empezó un mayor trasiego de gente. Tocaba Sieben.

Siempre me ha gustado mucho la música de Matt pero realmente nunca había visto un directo suyo… esperaba algo más tirando a minimalista pero lo que vi me dejó con la boca abierta. Para los que no lo sepan, como yo, Matt se presenta solo en el escenario con la única compañía de su violín, y un pedal. El objetivo de ese pedal es ir grabando a su antojo los loops de audio o voces que él quiera. De esta manera va componiendo en vivo y en el momento la grabación. Comienza por ejemplo con un breve pasaje de violín, luego va metiendo voces, y continua metiendo armónicos a la grabación. Incluso se atreve a golpear el propio violín para producir sonidos percusivos e imitar baterías. Como digo me pareció algo impresionante ver como poco a poco iba agregando nuevos sonidos llegando a momentos de verdadero éxtasis. Me encantó.

Wave Gotik Treffen 2014Tras un rato haciendo compañía a Roberto viendo a Sieben, me dirigí a Theaterfabrik para ver a Little Nemo. El grupo de cold wave francés se subía de nuevo a un escenario para repasar su colección de clásicos. Con menos público del que una banda como ésta merece, el cuarteto dio un concierto más que digno, haciendo disfrutar a los allí congregados con cada una de sus canciones. 'New Flood', 'Sandcastle', 'Cadavres Exquis'…, todos los temas iban rememorando toda la trayectoria musical del grupo con el momento álgido en la inigualable 'Fickleness'. Un gran paseo por los ’80 y una misión cumplida: ver en directo a los parisinos.

Mientras tanto, Roberto seguía en Altes Landratsamt. Despues de la actuación de Sieben llegó Argine, que podían ser un poco similares a Albireon, y tras el espectáculo de fuerza e intensidad de Matt, me supo a poco. La puesta en escena muy sencilla, y sonaron a base de bajo, violín, guitarra acústica y batería. Lo que más me gustó nuevamente fueron las interpretaciones de violín que le otorgaban algo de distinción.

Para terminar, volví a Schauspielhaus que no estaba muy lejos para asistir al directo de los croatas Loell Duinn que pintaban muy bien y bueno, no fue exactamente una decepción pero sí que quizá esperaba algo más grande. Este tipo de género tan medieval por así decirlo, a base de voces femeninas, etc., me encanta, pero para mí el fallo fue la percusión. Directamente me sobraba. La hubiera quitado o hubiera empleado algo más tribal. Pero ese sonido de batería y esa manera de tocarla realmente no pegaban para nada con el resto de música.

Por mi parte, aún me quedaba el plato fuerte del día: Atomic Neon. Ansioso me dirigí rumbo a K3-Lounge para ver a uno de los grupos que más ganas tenía de ver, y cuya asistencia al festival no la tuve segura hasta que vi el programa el día anterior. La sala en cuestión era muy pequeña pero de dimensiones sobradas para los pocos que allí nos reunimos. En una sala con más aspecto de bar corriente que de sala de conciertos, de hecho el escenario estaba prácticamente a la misma altura que el resto del local, Rio Blacky compañía se disponían a dar un concierto memorable. La calidad de un concierto no depende del lugar de la actuación o de la cantidad de gente que asiste, y Atomic Neon lo iba a demostrar esa noche. Apenas 40 personas nos dábamos cita allí, pero no necesitábamos más. El ambiente era propicio para la comunión absoluta entre el grupo y el público. Ataviado con sombrero, gafas de sol y abanico para intentar hacer más llevadero el tremendo calor que hacía en la sala, Rio comenzaba a cantar en falsete las primeras estrofas de 'Darkenia', para dar paso a la rabia contenida por el amigo perdido en 'Empty'. El sonido característico del grupo, de escuela cureana, se deslizaba a lo largo y ancho de la sala, de forma que todo el público allí congregado se movía a la par que las notas marcadas por los alemanes. El sonido de la guitarra en particular hacía que todos los temas estuvieran cargados de esa atmósfera tan particular que emana de sus discos. Más presente se hizo durante la magistral ejecución de 'She', en la que el cantante tuvo que irse a mitad de la canción al camerino para refrescarse un poco, de forma que la mitad de la canción fue instrumental. En ese momento yo ya era plenamente consciente de la maravilla que los pocos allí congregados estábamos viviendo. Tras la vuelta de Rio al escenario, el concierto se centró en los nuevos temas que formarán parte del próximo disco del grupo, poniéndonos los dientes largos a la espera del lanzamiento. Todo acabó en hora y media dejándome con muy buen sabor de boca. Fue un final perfecto para el sábado.Wave Gotik Treffen 2014

Y con esto, otro día que cayó y nos vamos directamente al domingo… Un día aún interesante pero que ya empieza a asustar por lo poco que falta para volver a casa. Tranquilamente mi primer concierto volvió a ser en Schauspielhaus para ver a Persephone. Nuevamente nunca lo había visto en directo, aunque tengo todos sus discos y siempre me ha gustado mucho. He seguido a esta chica tanto en este proyecto como en L´âme Immortelle. Nuevamente el espectáculo que viví fue… como decirlo… cuanto menos extraño. No sabría decir si me gustó o no me gustó, pero desde luego, no me dejó indiferente. Lo que Sonja trató de representar en el escenario era un tipo de obra teatral o cabaret. A base de su voz y algunos instrumentos como contrabajo, violonchelo, piano, djeme y caja, se montó una especie de representación que al menos a mí me dejó alucinado… incluso asustado. Sonja hizo una representación bestial, porque en más de una ocasión pensé seriamente que esa chica estaba un poco trastocada y se le iba la cabeza, lo que sólo puede derivar en dos posibilidades, o que era cierto, o que aparte de buena cantante, es una espléndida actriz, porque aún cuando lo recuerdo me sorprendo. Musicalmente quizá fue muy minimalista, a nivel percusivo también, pero como digo, una actuación difícil de olvidar. Aprovechando el viaje ya me quedé allí para ver a Der Blaue Reiter, pero antes, tocaba Edo Notarloberti y Viviana Scarinci. Fue un concierto a medias entre interesante por momentos y aburrido en líneas generales. Se presentó como la interpretación de una obra escrita tipo novela y recitada en Spoken Word acompañada de música de cámara compuesta para tales efectos. Eso significa que en el escenario pudimos ver una especie de mini orquesta, con su director, y una señora en un atril únicamente recitando en italiano los pasajes de su obra. El resultado fue que la parte musical sí era interesante, pero la parte vocal se hacía un poco pesada sobre todo teniendo en cuenta que yo no entendía mucho, y los alemanes me imagino que menos. Era una idea original, pero de resultado más bien pobre.

Y tras este concierto llegó el momento de nuestros queridos Der Blaue Reiter. La sala estaba a rebosar. Allí en Alemania DBR tiene muchísimos seguidores, y se nota. Era sin ninguna duda el plato fuerte del día en aquella sala. Comenzaron un poco tarde debido a algunos problemas técnicos. Como podéis haber leído, este año he visto más de un concierto en esta sala, pero el resto de años también suelo visitarla bastante y casi siempre los grupos tienen algún tipo de problema con los técnicos de allí. Vamos que el caso de DBR no ha sido el único que he visto y relacionados con el mismo técnico. Sea como sea, el concierto comenzó con una puesta en escena impresionante, sobre todo el comienzo, el primer tema que tocaron. Me atrevería a decir que fue lo mejor de todo el concierto e incluso lo más llamativo de toda mi estancia en el festival. Música industrial, humo, los miembros del grupo con mascaras apretando a tope los knobs del sinte, creando una abrumadora distorsión mientras los juegos de luces bombardeaban el nubloso escenario. Fue un momento de subidón máximo. El resto del concierto igual de espectacular pues la percusión marcial y violín en directo me tienen ganado. El público salió muy contento, y yo igualmente entusiasmado. Perfecto toque final para ese domingo… que como digo es un día con cierto aire triste.

Wave Gotik Treffen 2014Por mi parte, para el domingo sólo tenía dos conciertos previstos, ambos en el Agra. Tras acompañar a Roberto a ver el extraño concierto de Persephone, me dirigí al escenario principal del festival para ver el primero de los dos: Umbra et Imago. Debo decir que éste ha sido uno de mis grupos favoritos de la escena. He disfrutado como nadie sus primeros discos, y aunque los últimos me han parecido más flojos, he seguido interesándome por los alemanes descubriendo algún nuevo temazo. Con estos antecedentes, lo normal era esperar un concierto del que salir, al menos, contento, pero desgraciadamente no fue así. Este grupo en directo es sumamente malo. Centrándose más en la parte estética de la actuación (ropajes excesivos, escenas de sado, pirotecnia…), la parte musical resultó lamentable. Hacía años ya los había visto en Madrid y no me había gustado nada, pero tenía la esperanza de que con el paso de los años y en el marco que supone el Treffen, la actuación sería mucho más atractiva. Ni mucho menos. La forma de cantar de Mozart parecía más propia del fan estridente que está en primera fila que del vocalista de la banda. Lo único positivo que se puede sacar es que algunos de los temas que interpretaron, 'Alles Schwarz' por ejemplo, me hacían recordar lo mucho que disfruté oyendo sus discos, pero lo que tengo seguro, es que nunca más los veré en directo.

Tras el simulacro de concierto, un rato para pasear por la tienda en busca de discos y otras joyas de merchandising, a la espera del plato fuerte del día: Slowdive. Al igual que White Lies, Slowdive se salía un poco de las pautas del festival. Los británicos se dedican a hacer un shoegaze atmosférico que si bien no casa exactamente con lo que podemos llamar subcultura gótica, sí que encaja en cualquier festival que se precie por el amor a la música y el éxtasis a través de los conciertos. Colocado en primera fila, así debía ser, me disponía a ver uno de los mejores directos que he visto nunca. El quinteto de Reading aparecía en el escenario para derribar, literalmente, los muros del Agra mediante la potencia de sus guitarras. Las voces, más bien susurros, de Neil Halstead y de Rachel Goswell se colaban entre las notas de las canciones dando una sensación de calma dentro de la tormenta que suponía la música de los ingleses. Los pasajes más tranquilos se tornaban en huracanes de sonido, en gritos aguitarrados de rabia, en ráfagas violentas de energía, de forma que había que agarrarse a la valla de seguridad para evitar salir volando hacia atrás. La tímida sonrisa de Rachel agradecía entre canción y canción los aplausos de un público completamente entregado. 'Avalyn', 'When The Sun Hits', 'Morningrise'…Todas las canciones se desarrollaban de igual manera, no importaba lo que tardara, siempre acababan en riffs furiosos y océanos de ruido, siempre acababan en ojos emocionados, siempre acababan en manos en la cabeza, siempre acababan en aplausos, siempre acababan con la sonrisa de Rachel. Cuando todo acabó, sólo pensaba en una cosa: verlos otra vez lo antes posible.Wave Gotik Treffen 2014

Si el domingo tiene ese sabor a tristeza, el lunes ya… ni os podéis hacer una idea. Es un día que aunque en Alemania es fiesta, ya comienza a notarse que alguna gente parte de regreso a sus ciudades y se va notando poco a poco que el Festival llega a su fin. Incluso se puede decir que las bandas fuertes y potentes de cada género ya han hecho su actuación estelar. Siempre hay alguna sorpresa, pero sin ninguna duda es el funeral de Festival. De hecho, únicamente tenía en mi lista 2 grupos. El primero de ellos FadeHead, un grupo de música electrónica que recuerdo porque hace años compre un cd que realmente me gustaba. Desde entonces no había vuelto a oír nada de ellos ni a seguirlos de ninguna manera. Como no había otra cosa que hacer, decidí ir al Agra a ver como sonaban. Y fue de estas experiencias que vas a vivir un poco de paso, y finalmente sales contentísimo y bastante realizado.

FadeHead hizo un concierto bajo mi punto de vista espectacular, con un sonido brutal sobre todo. Aquí es donde no se entiende muy bien por ejemplo el sonido tan plano de The Eternal Afflict. FadeHead sudó e hizo sudar al público con sus mejores temas y con temas de su último disco hasta la fecha: "Atoms Emptiness". Hubiera sido interesante tener un ambiente más nocturno pero igualmente fue un pedazo de concierto. Y sin moverme mucho, del Agra me dirigí a Heidnisches Dorf para despedirme y ver allí mi último concierto: Folk Noir. No había escuchado nada de ellos pues los había descubierto semanas antes revisando la programación, pero el nombre de Oliver Pade me hizo despertar las alarmas y decir “eh, esto tiene que ser bueno”. Con toda su trayectoria con Faun, y las colaboraciones que he podido ver de él, sabía de antemano que es un tipo con mucho ingenio musical. Por ello cualquier proyecto en el que pudiera estar involucrado sería cuanto menos interesante. Así que con éstas, asistí a mi último concierto. Estaba hasta arriba de gente, incluso me hice amigo de una pareja alemana que hablaban español. Todo estaba listo para comenzar. Los conciertos nocturnos en el escenario de Heidnisches Dorf tienen una magia ancestral especial. Y así fue como los dos miembros principales de Folk Noir salieron al escenario. Bueno, decir que al comienzo me costó un poco pillarles el tranquillo. No era quizá lo que estaba esperando. El sonido era folk?, no sabría decir. Me sonaba bastante popero, y no encontraba en las canciones esa chispa necesaria para despertar alguna emoción en mi interior. Con el paso de los temas, ya fui entendiendo que Faun era una cosa y Folk Noir otra, por lo que empecé a saborear más y más sus canciones. Finalmente fue un buen concierto, aunque sigo pensando que les faltaba algo.Wave Gotik Treffen 2014

Como no podía ser de otra manera, el punto final del festival se ponía en la Kantine, con la sesión de Dark Folk que tanto Roberto como yo, nos prescribimos todos los años. Allí la mezcla de tristeza y melancolía dada por una parte por la música en sí, y por otra por el fin del festival, nos acompañó en nuestras últimas horas, junto al resto de treffeneros que saboreaban los últimos momentos bajo la batuta de las guitarras acústicas y las percusiones marciales.

Cuando todo acaba, hay que saber donde tienes que estar, y nosotros, cuando el Treffen acaba, siempre estaremos allí. Y este fue nuestro punto y final en el ansiado y majestuoso festival Wave Gotik Treffen, donde todos los años, los mejores grupos de la música gótica e independiente del mundo, se reúnen en Leipzig (Alemania) para deleitar a los miles de asistentes con sus músicas. 4 días de música, eventos, fiestas, caminatas, y sobre todo, 4 días donde parece que todo el universo confluye en un único punto donde todo está hecho por y para ti. A dia de hoy por desdichas de la vida, los firmantes de esta crónica sabemos que no vamos a poder asistir al evento de este año... y estamos sumamente afectados... Afortunados los que este año puedan vivir esta gran experiencia...

Artículos Relacionados:
Artículos que también podrían interesarte:
Evento Comentado por: Roberto G  {MN}   Julio Aldea  {MN}
Fotografía por Julio Aldea  {MN}

Información Relativa al Artículo

Enlace Relacionado: Wave-Gotik-Treffen
Más detalles sobre:
Christian Death

*{Derechos Reservados}*

{ Submenú Eventos Musicales } { Menú de Eventos }